El Cañero

Cañero_184-1 by Miguel Rone on Scribd

24 de octubre de 2014

Chicas occidentales, el nuevo objetivo de las garras del jihadismo

Las atraen con promesas de trabajos sociales, pero luego, en Siria, descubren su verdadero destino
PARÍS.- Foad, camionero francés de origen marroquí, viajó solo a través de Siria para rescatar a su hermana de 15 años de un grupo islamista que la mantenía cautiva. Cuando estuvieron cara a cara, entre lágrimas, ella no quiso volver.
Foad está convencido de que su hermana Nora, a quien describió como una adolescente impresionable que amaba las películas de Disney antes de que partiera en enero pasado hacia Siria , se quedó allí porque el comandante (o emir) del grupo al que se unió la amenazó con ejecutarla.
La ex estudiante de secundaria es una entre decenas de chicas europeas, muchas de su misma edad, que viven con grupos semejantes en Siria. Éste es un aspecto del conflicto que empieza a preocupar a los gobiernos europeos, que hasta hace poco estaban más concentrados en el movimiento de hombres jóvenes que se unían a las filas del grupo extremista Estado Islámico (EI) y a otros grupos.
Muchas jóvenes son atraídas con promesas de realizar trabajo humanitario. Pero cuando llegan a Siria, descubren su verdadero destino: matrimonios forzados con un combatiente, adherencia estricta a la ley islámica, una vida vigilada y poca esperanza de volver a sus hogares.
"Cuando [Nora] me vio entrar en esa habitación, no podía parar de llorar y de abrazarme. En un momento, le dije: «Entonces, ¿te vienes conmigo a casa?»", contó Foad. "Empezó a darse cabezazos contra una pared diciendo: «No puedo, no puedo, no puedo»", agregó.
Foad, que pidió que no se revelara su nombre completo para proteger a su familia en Francia , dijo que Nora le había contado que primero se radicó en Aleppo.
En comunicaciones telefónicas, Nora le había pedido varias veces a su familia que la rescataran de milicianos, a los que calificó de "hipócritas" y "mentirosos".
Aunque los gobiernos occidentales se preocuparon por los miles de voluntarios jihadistas que se han ido a Siria e Irak , funcionarios de seguridad europeos ahora están alarmados por un flujo menor, pero constante, de grupos de mujeres que van por la misma senda.
Representando el diez por ciento de todos los viajes hacia áreas que están en manos de islamistas, según funcionarios gubernamentales y expertos en terrorismo, las mujeres jóvenes son vistas como un premio por combatientes que quieren casarse.
Muchas veces las adolescentes occidentales son buscadas por mujeres que actúan como reclutadoras y que viven en Europa y usan los medios sociales, las llamadas telefónicas y amistades falsas para convencerlas de hacer trabajo de caridad en áreas asoladas por la guerra. Otras requieren menos trabajo, ansiosas de asumir un rol en lo que perciben como una Jihad o guerra santa.

No hay comentarios: