El Cañero

Cañero_180-1 by Miguel Rone on Scribd

27 de mayo de 2010

Legitimidad de desempeño

Julio Mariñez es Vicepresidente del PRD

El desarrollo de la democracia moderna pasa por un concepto de altísimo contenido sustantivo el cual permea todos los sectores de la sociedad pluralista: la legitimidad de desempeño. La legitimidad de ocupación o desempeño la podemos definir de acuerdo a lo establecido en la Carta Interamericana Democrática. Se entiende por legitimidad de desempeño el cumplimiento de los elementos esenciales de la democracia contenidos en los artículos tercero y cuarto de la Carta que señalan que “son elementos esenciales de la democracia representativa, entre otros, el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales; el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al estado de derecho; la celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo; el régimen plural de partidos y organizaciones políticas; y la separación e independencia de los poderes públicos”.Además en el cuarto: ‘Son componentes fundamentales del ejercicio de la democracia la transparencia de las actividades gubernamentales, la probidad, la responsabilidad de los gobiernos en la gestión pública, el respeto por los derechos sociales y la libertad de expresión y de prensa.

La subordinación constitucional de todas las instituciones del Estado a la autoridad civil legalmente constituida y el respeto al estado de derecho de todas las entidades y sectores de la sociedad son igualmente fundamentales para la democracia. Visto los correspondientes textos, nos encontramos que la democracia dominicana es sumamente deficiente. Un gobierno que atenta contra ‘el régimen plural de partidos y organizaciones políticas; y la separación e independencia de los poderes públicos’ carece de legitimidad de desempeño. Es evidente la falta de ‘transparencia de las actividades gubernamentales’.

Es sumamente cuestionable la conducta del gobierno en cuanto a ‘la probidad, la responsabilidad en la gestión pública, el respeto por los derechos sociales y la libertad de expresión y de prensa.’ En fin, este es un gobierno que carece de legitimidad de desempeño y por esa vía nos lleva a un escenario de ingobernabilidad que nos hará padecer nefastos e inimaginables momentos de dificultades sociales. Pero la legitimidad de desempeño también es un concepto que se aplica a las agrupaciones políticas de todo tipo, bien sean estos partidos políticos u asociaciones de ciudadanos que generan opinión. Visto así, corresponden a los miembros de los distintos conglomerados luchar porque se cumpla con el ejercicio militante que garantice la legitimidad de desempeño.

Se pretende manipular la voluntad del pueblo conformando listas que no reflejan el sentir de la mayoría y cercenan el legítimo derecho de los electores a elegir democráticamente. No piensan que la deslegitimación de los partidos obra a favor de un gobierno sin escrúpulos que trabaja por imponer un régimen autoritario que desconoce la legitimidad de desempeño. De allí la afirmación contundente, de que la legitimidad de desempeño permea todos los sectores de la sociedad. Y pobre de aquel que atente contra su práctica en cualquiera de sus instituciones. La saturación mediática, pasará y prevalecerá la verdad.

No hay comentarios: