El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

28 de marzo de 2009

La propuesta de ASONAHORES

La presidenta de la Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (ASONAHORES), Haydée Kuret de Rainieri, ha lanzado una idea novedosa para hacer frente a la crisis económica y financiera global desde el contexto dominicano: competir en el renglón en que somos realmente competitivos, tenemos ventajas comparativas, experiencia y condiciones naturales para hacerlo.
La propuesta ha surgido de un análisis aplicado a 73 de los indicadores tomados en cuenta por el Índice de Competitividad que publica cada año el Foro Económico Mundial, y en el que la República Dominicana ha quedado mal posicionada en su última edición.
No somos competitivos en la industria metalmecánica, tampoco en la producción energética ni en renglones como la producción de muebles o artesanías, en las que tendríamos algunas ventajas comparativas, incluyendo la cercanía con el principal mercado del continente americano, el de los Estados Unidos.
Tomando en cuenta estos elementos la presidenta de Asonahores ha propuesto que el país asuma el turismo como su principal producto de exportación, en interés de multiplicar los ingresos de divisas que generamos por esa vía.
Los datos del Foro Económico Mundial, ha resaltado Haydée Kuret de Rainieri, dicen que la República Dominicana sólo es competitiva en 21 renglones de los 73 estudiados. Señala que en renglones como las vías terrestres para el tránsito estamos por debajo de lugares como Barbados. Mientras República Dominicana ocupa la posición 114, de 134 países, con índice de 3.6, Barbados ocupa la posición 30, con índice de 5.2.
También ha subrayado que el país puede mejorar en estos renglones, y podría superar muchas de las estadísticas que nos afectan en imagen y en recepción de turistas, pero esto sólo sería posible si se adopta la estrategia del turismo como principal producto de exportación.
El Estado debe elevar la inversión en infraestructuras viales, en promoción internacional e institucional del turismo, al tiempo que ponga en marcha un tratamiento impositivo diferente hacia las empresas que han impulsado nuestra industria turística en sus diferentes modalidades (hotelería, inmobiliaria turística, etc.). Son empresas que están conscientes de su responsabilidad con la República Dominicana, que seguirán invirtiendo y que no se irán de la tierra que constituye su razón de existir.
Valdría la pena que los planificadores del desarrollo social y económico del país valoraran esta propuesta de la presidenta de la Asonahores, pues tiene todos los elementos para que nos orientemos en maximizar la utilización de los recursos y ventajas comparativas de que disponemos.
Que se piensen en otros nichos para el desarrollo económico no tiene nada de malo, pero lo cierto es que el momento no favorece las inversiones de millones de dólares en quimeras y proyectos en los cuales otros países se nos han adelantado y cuentan con el capital, las conexiones de negocios, la tecnología, los recursos humanos y todas las ventajas objetivas y relativas.
La industria del turismo dominicano es una realidad, cuyos frutos el país los conoce y los ha aprovechado. Apostar a esta industria es ir a lo seguro en momentos en que el mundo es presa de la incertidumbre a causa de la recesión económica.

No hay comentarios: