El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

30 de septiembre de 2012

Septiembre ha sido un mes triste


Olga Quisqueya Martínez Bello
Domingo, 30 de septiembre, 2012
Han partido de este mundo seres extraordinarios, que, sin importar si les conocimos mucho, poco  o nada, nos han conmovido con su partida.

Olga Quisqueya Martínez Bello

De los que tuvimos la dicha, en lo personal,  de tratar y aquilatar su sapiencia y calidad humana, apenas este viernes  28, perdimos a don Reginaldo Atanay,  periodista de los de antaño, que a pesar de los años y la distancia vivía pendiente de todo lo que sucedía en este, su terruño.
Murió luego de sufrir un infarto  en la madrugada del martes y desde ese día estuvo grave en intensivo, sometido a por lo menos una operación, conectado a una máquina que le permitía respirar hasta las 6:30 de la tarde del viernes 28, cuando dejó de existir, en el Hospital de la localidad de Miami donde residía desde hace pocos meses.
A comienzo del mes, Atanay  nos había avisado que en el próximo viaje a nuestro país, él y doña Luz, su esposa, vendrían a casa a compartir un cafecito y echar "un conversa’o",  con mi mamá y conmigo.  Varias veces se había pospuesto ese conversa’o, pero estábamos dispuestos a que por fin, ahora si se iba a realizar.
!Cuanta falta nos hará a quienes disfrutábamos de sus conversaciones, fuesen personales o por internet!    O  de sus artículos llenos de anécdotas,  de vivencias, consejos, recomendaciones y sobre todo, de positivismo.
Según él, nada ocurría por casualidad, algo que quedamos en conversar en una de esos conversaos que pensábamos tener, pues el tema es bien profundo y difícil de entender para alguien como yo, que no profundizo en ciertas cosas.
Ahora, que se nos fue, así de sorpresa y todavía lleno de planes, sueños y esperanzas, menos me explico las cosas de la vida y más impotentes nos encontramos para asimilarla.
Solo nos resta unirnos al dolor de doña Luz, su familia, los compañeros, lectores, admiradores y no admiradores, que tenemos que coincidir en el valioso, valeroso y admirable ser humano que en vida fue REGINALDO ATANAY y en el enorme vacío que nos deja su partida.

No hay comentarios: