El Cañero

Cañero_182-1 by Miguel Rone on Scribd

7 de noviembre de 2011

DANILO & MARGARITA: DOS PERFILES ELECTORALES PARA UNA NOMENKLATURA CORPORATIVA

Por: Carlos Francisco Elías (Guasábara Editor)

"Lo absurdo de la ceguera del poder,
es que vende el infierno como un paraíso"...
Jenofonte.

Introducción: En la medida en que la propuesta electoral es pública y tiene implicaciones de trascendencia, considero pertinente hacer un esfuerzo reflexivo que se situé a la altura, del que se hace el resto de la sociedad, con una propuesta que deja estampado con creces que los gobernados son pajes de un Estado, que confunde su continuidad con la alternancia de las monarquías de hoja de lata. Este artículo advierte sobre el poder, su juego, sus millones y sus crisis posibles.

POR QUÉ NOMENKLATURA Y NO NOMENCLATURA, CLAVES DEL PODER CORPORATIVO: DANILO & MARGARITA...

En latín nomenclatura con “C”, vendría a significar algo así como lista de nombre. Con el tiempo y la historia la palabra cambiaría la c por k y al mismo tiempo de significado, porque de lista de nombre pasaría también a denominar a un sector privilegiado del poder dentro de la desaparecida Unión Soviética y post Unión Soviética, donde tendría otras connotaciones en el reajuste administrativo del poder. Huelga decir que Leonid Brézhnev, en esa lucha sin cuartel por sostener el poder (que en la vieja URSS tenía más mañas que reglas normativas), fue quien más influyó en el manejo e instrumentación de este sistema.

(Interesados en el tema, para la significación posterior del término nomenklatura, debiesen consultar a "La Nomenklatura. Los privilegiados en la URSS", de Michael Voslensky, publicado en Barcelona en 1982 con excelente prólogo de Fernando Claudin)...

Bien, en la Nomenklatura está la clave de un poder corporativo compartido, que afianza sus alianzas en estulticias populistas muy bien tejidas, es un juego del poder, como muestran estas alianzas mixtas entre Danilo & Margarita. De lo que se trata, en la operación electoral anunciada desde hace mucho, rumoreada, pero instalada de repente luego de las presentaciones de los candidatos en un acto auspiciado por la patronal dominicana, donde la presentación escénica del candidato oficial estuvo descompuesta, es de buscar una continuidad del viejo poder con rostros compartidos, refrescar el viejo proyecto con uno que aparente nuevo y que deje detrás del "nuevo poder" los mecanismos intactos de acción y supervivencia del actual poder, como si nada hubiese sucedido.

Ahora bien, este tinglado está repleto de lealtades personales, de complicidades, de altos intereses a defender a toda costa, plagado de un populismo organizado con jerarquías bien establecidas cuya obsesión del poder puede colindar con el fanatismo extremo, causante de significativas desgracias políticas, en una situación negativa e irreversible para su causa.

La dupla Danilo & Margarita es un sello de intereses y la lectura no podría ser otra (al margen de los mejores deseos que pudiera tener el Lic. Danilo Medina), Margarita envuelve a Danilo en el pasado más inmediato, fragancia mediatizadora de su propia imagen de político que tanto ha luchado por llegar a ser presidente, al final ha sido mancuernado con el proyecto que él entiende, en su discurso permanente, poder transformar: “lo que nunca se ha hecho".

La Nomenklatura a la Dominicana se ha consumado, de una forma distorsionada a veces con seudo ribetes de monarquía civil atolondrada, y en cierta manera, aunque los partidarios más ortodoxos del Lic. Danilo Medina, hagan el teatro de la conformidad y la "alegría", al final su viejo proyecto acariciado en el ostracismo de los días y las noches duras, tiene el ancla dorada (tocada por la Reyna Midas), del proyecto populista peor visto, porque sus presupuestos en relación a las entidades administrativas de la nación, han sido los mayores para gestiones discutibles de un glamur, el de la flamante acompañante de Danilo, rentados por los contribuyentes.

No hay comentarios: