El Cañero

Cañero_183-1 by Miguel Rone on Scribd

21 de septiembre de 2009

La Barrick Gold Corporation en la RD

Debido a la corrupción, a todos los niveles, que impera actualmente en la República Dominicana (RD), la Barrick Gold Corporation explotará selectivamente a su antojo los yacimientos de la mina de oro más grandes del Hemisferio Occidental localizado en Cotuí, provincia Sánchez Ramírez, República Dominicana.

Solamente la unificación de toda la población dominicana podría evitar que al país le sea otorgada la irrisoria cantidad del 5% de los beneficios.

A) El 5% de los beneficios

Existe una lucha actual entre los senadores, síndicos y otros sectores de las provincias de Puerto Plata, Monseñor Nouel y Sánchez Ramírez por la administración del 5% de los beneficios del oro que otorgará la Barrick Gold Corporation a toda la República Dominicana.

También la sociedad de Cotuí se ha incorporado a la lucha por la administración del 5% de los beneficios del oro.

Ellos dicen que el 5% debe de ser entregado a los "patrogatos" (quiero decir patronatos) de cada provincias. Y claro, esas provincias lo que no saben es que a ellos les tocará solamente el 2.5% de dichos beneficios.

¿Y la lucha intestina de los senadores, síndicos y la sociedad de Cotuí debe de ser solamente por el 5% de los beneficios? Claro que no.

La lucha debería de ser de todo el país (RD) en defensa de tan importante recurso no renovable. O sea, la lucha debería de llevarse a nivel nacional en defensa del oro de Cotuí. No solamente por el ya famoso 5% de los beneficios.

No hay que olvidarse que la mina de oro más grande del Hemisferio Occidental ha sido regalada a la Barrick Gold Corpotation para ser explotada selectivamente a su antojo.

Reitero la creencia que la lucha no debe de ser por el 5% para todo el país. Sino por el reparto justo de los beneficios los cuales debería de ser por el margen mínimo del 51% para la República Dominicana.

Y también deben de identificarse los nombres de los funcionarios que firmaron por solo el 5% de los beneficios. Y también del Presidente que autorizó a esos funcionarios firmar por solamente el 5% para todo el país.

También debe de investigarse cuánto dinero recibió cada una de las personas involucradas en regalar ese importante patrimonio nacional. Y el cual no debe de ser regalado a nadie porque ese oro pertenece a la República Dominicana.

Pero también debe de investigarse cuanto recibirán los funcionarios involucrados y sus alicatillos (básicamente ciertos medios de comunicación) en los próximos 20 años que es el período de vida de la mina de oro.

Como dije antes, la lucha debe de ser a nivel nacional porque solo así se tendría éxito. Esa debe de ser la lucha que deben de llevar, no solamente los senadores de Monte plata, Bonao y Cotuí, sino todos los senadores, diputados, síndicos, regidores, etc. Es decir, todos los oficiales electos a nivel nacional y provincial.

¿Qué más les pueden ofrecer los actuales candidatos a oficiales electos a sus comunidades cuando ellos no dicen nada del ya famoso 5%?

De no luchar hoy por esa mina de oro de Cotuí, les dejarán a sus hijos y nietos un negativo legado de corrupción por el cual ellos (hijos y nietos) le cuestionarán mañana de su desgracia e infortunio.

Para aceptar el 5% de los beneficios es mejor regalarle la mina de la provincia Sánchez Ramírez, Cotuí, a la empresa canadiense Barrick Gold Corporation.

Mientras hoy la República Dominicana paga el petróleo extremadamente caro, por otro lado regalamos nuestro oro el cual, al día de hoy, significa nuestro petróleo.

Por otro lado, la Barrick estimó el precio de la onza de oro en US$600. Pero resulta que el precio actual de la onza de oro anda muy por encima de los US$1,000. Y cuando la Barrick comience a explotar la mina del Cibao Oriental, provincia Sánchez Ramírez y provincias aledañas por el año 2011, el precio de la onza de oro podría andar por los US$1,500 bajita las manos.

¿Y por qué la Barrick estimó el precio del oro a US$600/onza? No lo sé, pero ustedes saben que con la corrupción actual imperante en nuestro país todo es posible.

No hay comentarios: