El Cañero

Cañero_181-1 by Miguel Rone on Scribd

21 de abril de 2010

EL SINDICALISMO DOMINICANO EN LA GUERRA DE ABRIL.

José Gómez Cerda

La intervención norteamericana a la República Dominicana y la guerra civil de 1965 siempre es explicada desde el punto de vista político y militar; muchas veces se olvida el papel que desempeñaron las organizaciones sindicales de trabajadores.

Este relato es para recordar el rol desempeñado por las organizaciones sindicales en esa importante fecha de nuestra reciente historia.

El 24 de abril de 1965 marca una fecha histórica para todo el pueblo dominicano.

Representó un paso importante en la toma del poder del pueblo, donde las organizaciones de trabajadores, en especial el sindicalismo, tuvieron una actuación muy importante.

El pueblo dominicano estaba hastiado por los desaciertos del gobierno de facto que representaba el Triunvirato, y quería retornar al régimen constitucional que democráticamente había elegido en 1962 cuando fue electo el profesor Juan Bosch como presidente constitucional.

El sábado 24 de abril de 1965, el General Rivera Cuesta y el Coronel Ruiz Batista fueron detenidos en el Campamento Militar 27 de febrero por un grupo de militares, que se declaran en rebeldía y se apoderan del Campamento Militar.

El Dr. José Francisco Peña Gómez, del Partido Revolucionario Dominicano, exhortó al pueblo al retorno a la constitucionalidad, y acelerar el derrocamiento del Triunvirato en una alocución radial.

El Dr. Donald Reid Cabral, cabeza del Gobierno, hablando por una cadena de radio y televisión, anuncia un toque de queda y da a los militares rebeldes un plazo que vence a las 5.00 de la madrugada, para que se rindan, y nombra al General Elías Wessin y Wessin como Jefe de las Fuerzas Armadas.

Los militares rebeldes se apoderan del Palacio Nacional, reparten armas al pueblo y detienen a los gobernantes, consumándose la caída del Gobierno.

El 25 de abril el pueblo reclama al profesor Juan Bosch como Presidente Constitucional, pero éste se encuentra refugiado en Puerto Rico, como también el ex vicepresidente y el Presidente de la Cámara de Senadores, sucesores legales del Presidente.

Desde Puerto Rico, Juan Bosch habla al pueblo y propone al Dr. Rafael Molina Ureña como Presidente Interino, en su calidad de Presidente de la Cámara de Diputados, quien esa misma noche toma juramento y posesión como Presidente.

El lunes 26 de abril hay una lucha armada entre los militares que defienden el régimen constitucional y los militares que estaban en la Base Aérea de San Isidro; la lucha principal se libra frente el Puente Duarte que une a la ciudad de Santo Domingo con la Base aérea. La Fuerza Aérea, dirigida por Wessin y Wessin bombardea varios lugares de Santo Domingo, incluyendo el Palacio Nacional.

Los miembros del Comité Ejecutivo de la Confederación Autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC), encabezado por Henry Molina y José Gómez Cerda, se presentaron a Radio Televisión Dominicana, y exhortaron al pueblo, y en especial a los trabajadores, a respaldar el Movimiento Constitucionalista, el retorno a la constitucionalidad, y a defender la soberanía nacional.

Anteriormente la CASC había enviado a su Secretario General, Henry Molina, a Puerto Rico, a entrevistarse con el profesor Juan Bosch, y se había comprometido en el levantamiento armado.

Mientras el Palacio Nacional era bombardeado, una comisión de la CASC, encabezada por Henry Molina y José Gómez Cerda, fue a la casa de gobierno a ofrecer su apoyo al presiente efímero Dr. Rafael Molina Ureña, quien mantenía conversación telefónica con el profesor Juan Bosch, y tenía como única compañía al publicista Brinio Rafael Díaz, al dramaturgo Franklin Domínguez y al Ing. Leopoldo Espaillat Nanita. En el patio, un reducido pelotón de militares conducidos por el contralmirante Luís Homero Lajara Burgos.

El martes 27, el Presidente Provisional Molina Ureña abandona el Palacio Nacional y busca asilo en una Embajada. Mientras tanto, continuaban los enfrentamientos armados. El miércoles 28 en la Base Aérea de San Isidro se juramenta un Gobierno Militar integrado por el Coronel Pedro Bartolomé Benoit, de la Fuerza Aérea, el Coronel Enrique Casado Paladín, del Ejército y el Capitán Manuel Santana Carrasco, de la Marina.

El 28 desembarcaron los primeros militares norteamericanos, que llegaron a 42.000; evacuaron 1.172 personas rumbo a Estados Unidos, norteamericanos, miembros del gobierno del Triunvirato, y artistas que filmaban una película en Santo Domingo.

Esta segunda intervención de Estados Unidos contra la República Dominicana cambió el panorama de la lucha armada interna, pues desde su inicio las tropas extranjeras enfrentaron a los constitucionalistas.

Mientras tanto, la Confederación Nacional de Trabajadores Libres (CONATRAL), hablando desde Santo Domingo en la emisora radial La Voz de los Estados Unidos, apoyó la intervención y repudió al movimiento constitucionalista. Más tarde hizo lo mismo el Presidente de la AFL-CIO, de Estados Unidos, George Meany.

La Confederación Autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC) constituyó el Comando Armado Sindical Cristiano (CASC), participando directamente a favor del movimiento constitucionalista.

El lunes 3 de mayo, el Congreso Nacional, reunido en Ciudad Nueva, Santo Domingo, nombra al Coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó como Presidente de la República, y él se juramentó en el Altar de la Patria, en el Parque Independencia el martes 4 de mayo.

Los grupos sindicales que apoyaron el Movimiento Constitucionalista fueron la CASC, UNACHOSIN, POASI y FOUPA-CESITRADO.

El Gobierno de Caamaño nombró como Secretario de Trabajo al Dr. Virgilio Mainardi Reyna; y como Subsecretario, al Dr. César Estrella Sadhalá.

El 7 de Mayo, en la Base Aérea de San Isidro, se forma un nuevo gobierno Cívico-Militar, integrado por el General Antonio Imbert Barreras, Coronel Bartolomé Benoit, Ing. Alejandro Zeller, Dr. Carlos Grisolía Poloney y Julio Postigo, denominado GOBIERNO DE RECONSTRUCCION, y reemplaza al anterior Gobierno Militar.

La CASC coordinó su participación en el Movimiento Constitucional en cuatro frentes que eran:

La instalación de un Comando Militar de Trabajadores ubicado en la calle Palo Hincado, que era coordinado por Henry Molina y José Gómez Cerda. Todos dormían en el Hotel Europa, que estaba ocupado por los constitucionalistas, donde también dormía el Ministro de la Presidencia Héctor Aristy.

Una misión al interior del país, para promover una huelga general, encargada por Francisco José Bidó y Francisco Antonio Santos; también pertenecían a ese grupo Pedro Peralta hijo, Rafael Abreu Méndez, Sergio González, Rubén Abreu Méndez, Rafael Rodríguez y Julio Fernández.

La primera misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) que llegó al país estaba encabezada por el Embajador democratacristiano chileno Alejandro Magnet; éste se reunió con la CASC, y luego le solicitó al Presidente Caamaño que nombrara a José Gómez Cerda como representante del Movimiento Constitucionalista, pues fuera del país se explicaba que la lucha dominicana era de comunistas y anticomunistas. José Gómez Cerda representó el Movimiento Constitucionalista ante los trabajadores de América Latina y estuvo en Venezuela, Chile y México, donde se reunió con mandatarios, funcionarios y amigos del Gobierno de Caamaño.

En Venezuela José Gómez Cerda se reunió con el Presidente Leoni y con el Consejo Latinoamericano de la CLASC; en Chile con el Presidente Eduardo Frei; además se realizó una gran concentración en el Teatro Caopolican. De regreso, pasó por Puerto Rico y se reunió con el profesor Juan Bosch, en la casa del Sr. Diego Bordas.

Durante la Intervención Norteamericana murieron varios sindicalistas; entre ellos, el periodista Luis Acosta, del Sindicato de Trabajadores del Listín Diario, afiliado a la CASC; Pepe El Látigo, de POASI ; y Teófilo Ortiz ( Pata Blanca) del Sindicato de Marinos Mercantes.

La CASC y FOUPSA-CESITRADO mantuvieron un programa radial diario por Radio Televisión Dominicana (Zona Constitucionalista), que era trasmitido con el nombre de Justicia Social.

FOUPSA-CESITRADO realizó un Congreso en el que el sector del Movimiento Popular Dominicano (MPD), encabezado por Julio de Peña Valdez, tomó el control de esa organización, aunque mantuvieron a Miguel Soto, del PRD como Presidente

La CASC realizó su V Consejo Nacional, en el local del Club Unión, en el cual participaron delegados de todas las regiones del país, y el Secretario General de la CLASC para el Caribe, el sindicalista Emilio Máspero.

Máspero estuvo varios días en la Zona Constitucionalista; se entrevistó con el Presidente Caamaño, y luego fue a Puerto Rico para reunirse con el Profesor Juan Bosch, en apoyo al Movimiento Constitucional.

En Agosto, la Organización de Estados Americanos (OEA), el Gobierno Constitucional y el Gobierno de Reconstrucción, llegaron a un Acuerdo para terminar la guerra interna y firmaron el ACTA DE RECONCILIACION y un ACTO INSTITUCIONAL, mediante el cual los dos gobiernos entregaron sus poderes y aceptan un Gobierno Provisional encabezado por el Dr. Héctor García Godoy.

Francisco Alberto Caamaño, como Presidente Constitucional, se despide del pueblo en una concentración en la Fortaleza Ozama, donde dijo entre otras cosas, "El pueblo me dio el poder, y al pueblo entrego el poder".

El 3 de septiembre de 1965, el Dr. Héctor García Godoy asume la Presidencia de la República y se compromete a realizar elecciones en un periodo no menor de seis meses ni mayor de nueve.

Después de terminada la lucha armada los sindicatos vuelven a la normalidad. Las organizaciones sindicales estudian sus posibilidades de recuperación, pero la CONATRAL pierde su importancia, y la CASC se reafirmó como la principal organización sindical del país.

No hay comentarios: