El Cañero

Cañero_180-1 by Miguel Rone on Scribd

14 de junio de 2012

Expedición Constanza, Maimón y Estero tenía propósito derrocar tiranía Trujillo cumple este jueves 53 años; liberación real sigue pendiente

 (Texto reproducido de El Nuevo Diario)

Por MODESTO VINICIO / SILVIA MARÍA FELIZ

SANTO DOMINGO, R.D._ Se cumple este jueves el 53 aniversario de la gesta histórica de la invasión de Constanza, Maimón y Estero Hondo, hecho ocurrido el 14 de junio de 1959 que tenía como finalidad derrocar el régimen del dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina quien gobernaba el país desde el 16 de agosto de 1930 de manera sangrienta.

No obstante, ese intento de tumbar al dictador Trujillo no tuvo éxito, puesto que los mártires fueron apresados, torturados de la forma más espantosa y luego asesinados por los esbirros de la dictadura.

Conforme a versiones, hasta el mismo dictador estuvo asombrado de la forma en que sus asesinos masacraron a los mártires que vinieron a la tierra de Juan pablo Duarte llenos de sentimientos patrióticos para libertar al pueblo dominicano que estaba sometido a los más horribles vejámenes de la dictadura.

El grupo de hombres que llegó al país en las expediciones del el 14 y 20 de junio de 1959 para derrocar al tirano e implantar las bases para la creación de un régimen democrático, con respeto a los derechos humanos, enfrentaron el terrorismo de Estado implantado por la dictadura que usurpó el poder el 23 de febrero de 1930, sufrieron torturas inimaginables y finalmente fueron exterminados casi en su totalidad.

De 196 hombres sólo sobrevivieron 6, Poncio Pou Saleta, Mayobanex Vargas y Vargas, Francisco Medardo Germán, Gonzalo Almonte Pacheco y los cubanos Delio Gómez Ochoa y Pablito Mirabal.

Datos históricos revelan que el comandante guerrillero Enrique Jiménez Moya arribó al país el 14 de junio de 1959, a las seis y veinte minutos de la tarde, en un avión pintado con las siglas de la fuerza aérea de Trujillo. El aterrizaje se produjo en el aeropuerto militar de Constanza, una ciudad dominicana enclavada en las montañas

En el avión, piloteado por el venezolano Julio César Rodríguez y el expedicionario dominicano Juan de Dios Ventura Simó, ex capitán de la Fuerza Aérea Dominicana, vinieron cincuenta y seis combatientes.

El aparato emprendió vuelo después de dejar en tierra a los expedicionarios. El piloto venezolano condujo el avión en su viaje de regreso.

El aterrizaje debió realizarse inicialmente en San Juan de la Maguana, pero las condiciones atmosféricas imperantes en ese momento en la República Dominicana, obligaron a los expedicionarios a dirigirse hacia Constanza.

Dice el periodista Francis Pou García en su crónica sobre el acontecimiento, que las expediciones armadas que arribaron al suelo patrio en los días mencionados de la histórica fecha, por la vía aérea en Constanza y por las playas de Maimón y Estero Hondo, respectivamente, han quedado grabadas para siempre en la memoria de los dominicanos, como el principio del fin de la oprobiosa dictadura de Trujillo.

Con aquellas jornadas bélicas de sangre y pólvora, si bien no se consiguieron un triunfo militar al enfrentarse a las fuerzas regulares de un ejército que los superaba con creces en hombres y armamentos, fueron la chispa que encendió la llama por la recuperación de la libertad entre amplios sectores del pueblo dominicano, que muy pronto lograrían, no sin luchas y abnegados sacrificios, derrocar al régimen, que desembocó en el ajusticiamiento del tirano, dando paso a un proceso gradual de apertura democrática en lo político, social y económico, que todavía no ha alcanzado su plena consolidación institucional.

No hay comentarios: